Mas a menudo todos nosotros usamos la red de google a diario, esta nube busca ser cada vez más confiable, rápida y segura. En todo el mundo, la red de Google tiene más de 100 puntos de presencia y 7500 nodos. Todas estas “partes” de la nube están conectadas por una gran red que incluye 11 cables submarinos y miles de kilómetros de fibra óptica alrededor del mundo.

Esta semana se ha hecho un anuncio muy importante donde Google, a través de su blog,  afirmó que “se conviertirá en la primera compañía tecnológica que sin ser especializada en telecomunicaciones va a invertir en el desarrollo de un cable submarino internacional totalmente privado.”

El cable llevara el nombre de Curie en honor a Marie Curie, la renombrada científica que condujo una serie de investigaciones pioneras en el campo de la radioactividad. Tal y como ella el cable Curie promete ser excepcional, es el primer cable submarino que llega a Chile en aproximadamente 20 años y, una vez instalado, será una de las “autopistas” de datos más grandes del país, conectando Chile y California en el año 2019.

Entre las ventajas de instalar cables de datos submarinos privados está la flexibilidad de tomar decisiones sobre el enrutamiento de datos para así optimizar la latencia y velar por los intereses de los usuarios de Google y de los clientes de Google Cloud Platform. Al construir este tipo de infraestructura privada se reduce el número de partes involucradas, simplificando el proceso de instalación y reduciendo el tiempo para que el cable esté listo y funcional. A nivel global, este tipo de conexión también nos permite planificar nuevas regiones para Google Cloud Platform.

Curie es el primero de muchos cables privados que instalaremos en el mundo. Google continuará instalando cables submarinos, ya sea de manera privada o como parte de consorcios, en un esfuerzo continuo por hacer la información del mundo universalmente accesible.