En el 2020 se celebraran los siguientes Juegos Olímpicos, alojados en Tokio, y estarán dotados de una gran novedad tecnológica, un sistema de reconocimiento facial para controlar los recintos olímpicos del personal, los deportistas y los medios de comunicación acreditados.

La decisión ha sido tomada por el comité de organización de los juegos de la ciudad nipona, debido a los motivos de seguridad, según han anunciado en The Japan Time, aspiran a evitar la intrusión de personas mediante el robo de tarjetas identificativas.

El comité organizador distribuirá de 300 a 400 mil tarjetas físicas de identificación con fotografía para aquellos involucrados en los juegos, lo que incluye también a los representantes de los medios. NEC corp, una compañía japonesa, sera la responsable de aplicar su tecnología en el evento.

NEC Corp utiliza su sistema de reconocimiento facial, denominado NeoFace, con pasajeros en el aeropuerto de Haneda (Japón). Tienen uno de los sistemas mas precisos del mundo, el cual es capaz de reconocer incluso cuando la persona lleva gorro, gafas de sol o ha envejecido respecto a la fotografía.

Los rostros se verificarán automáticamente en las entradas que cuentan con tecnología de reconocimiento facial, comparándolos con las fotos registradas en su base de datos en busca de discrepancias.

La tecnología no se usará para los espectadores, a quienes se les pedirá que muestren sus boletos y se sometan a los controles de equipaje al igual que en las Olimpiadas anteriores.